De Mulillas y Bueyes

Escrito por Luis David Tobón López. Publicado en Artículos

Etiqueta: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Publicado el diciembre 17, 2014 con 1 comentario

Hoy a propósito de las fechas especiales en las que estamos he invitado a una gran amiga, docente de La Universidad de Antioquia en Medellín quien nos comparte su cuento de Navidad. Aquí va.

Por María Luz Correa Cano. Pocos días, antes de llegar la navidad, una mula se sentía aburrida porque su amo  no la atendía como antes. Al atardecer de ese mismo día, ya rondaba en su pensamiento la idea perfecta para huir.

historias que se cruzan para formar nuevas historias

historias que se cruzan para formar nuevas historias

Al día siguiente, su amo le preparó el pasto como era costumbre y la deliciosa bebida con sabor a miel. La llamó insistente y como nunca antes la había llamado. ¡Mulilla! ¡Mulilla! Ven a comer y a beber tu desayuno preferido…

Pero la mula se había marchado en busca de una nueva oportunidad. En su viaje que a veces parecía interminable se encontró casualmente con un buey que al verla tan orejas caídas le dijo – ¿Hacia dónde te diriges vecina?- La mula en medio del cansancio que llevaba a cuestas le respondió: -Hacia donde me presten atención y me amen sin importar mi edad-. El buey se asustó muchísimo al escuchar la respuesta de su interlocutora y le replicó. -¡A mí me pasa lo mismo! Estoy viejo y cansado y no sé aún a dónde ir. ¡En poco tiempo, moriré!-. -¡No! ¡No!-. Dijo la mula. -¡Ánimo! Ven conmigo y juntos sobreviviremos-.

Caminaron a tope, hasta que en sus fuertes patas aparecieron heridas que no permitían que continuasen con el viaje. En medio del hambre, el cansancio y el dolor se quedaron dormidos como si la varita mágica de alguna hada hubiera rozado sus ojos para que recuperaran sus energías.

Al amanecer del nuevo día, un campesino divisó a lo lejos algo extraño. Su curiosidad lo indujo a acercarse a ver de qué se trataba. Los dos bultos negros vistos desde lejos ahora habían tomado forma. Al campesino, en ese mismo instante se le ocurrió una idea maravillosa que no lo dejaba en paz. ¡Lo que faltaba para completar el pesebre!

-¡Mula! ¡Mula! ¡Despierta! Buey. ¡Levántate! ¡Arriba! ¡Arriba! Arriba los dos que les tengo una propuesta…-

La mula y el buey apenas se medio  movían pero atendieron un poco asustados al llamado del hombre. -¿Hacia dónde van?- Les preguntó el campesino. La mula con voz grosera y entre cortada le dijo –a donde nos cuiden, nos amen y nos respeten como nos lo merecemos-.  –Mi casa es humilde y pequeña, pero sobra de todo lo que has mencionado ¡Vengan conmigo! Les sanaré las heridas, comerán y descansarán lo suficiente hasta que se repongan totalmente-.

A los dos viajeros les gustó la idea de curarse las patas, comer y  descansar pero no estaban del todo convencidos del amor y el respeto que les iba a  proporcionar el nuevo amo.

Pasaron dos días. La mula y el buey habían recobrado su bienestar físico y emocional. Ahora  se sentían más jóvenes y llenos de aliento. Olvidaron por completo que debían regresar a casa.

El campesino aprovechó la ocasión para hacerles la propuesta que cambiaría radicalmente sus vidas. La mula. Óigase bien. ¡La mula! Se opuso rotundamente, pero el buey, después de insistirle más de una hora la hizo entrar en razón.

Al día siguiente era navidad…

El campesino madrugó como de costumbre. Los bañó y les echó un poco de perfume antes de desayunar -¡Esto nunca lo habíamos vivido!- Se dijeron, mula y buey.

Aquí, es media noche y hace frío, mucho frío. Las estrellas ocupan el lugar de siempre pero hay una que brilla mucho más. La luna ondula sus rubios cabellos con donaire mientras juega a las escondidas tras la copas de los árboles más altos que rodean aquel encantador lugar…Al otro lado de la historia el dueño de la mula no ha podido reponer el sueño, la paz y la alegría desde que su viejo animal desapareció  sin dejar rastro alguno.

 

Comparte en la Red

Acerca de Luis David Tobón López

Navegar por los artículos archivados de Luis David Tobón López

1 Comentario

En este momento hay 1 Comentarios en De Mulillas y Bueyes. Tal vez le gustaría Agregar uno de los tuyos?

  1. Me parece muy. Dibertido el. Cuentico. Te gelicito

Deja tu comentario