Las celebraciones que no hacemos

Escrito por Luis David Tobón López. Publicado en Artículos

Etiqueta: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Publicado el octubre 11, 2014 con No hay comentarios

Por: Luis David Tobón López. Cada segundo de nuestra vida, puede ser un motivo de celebración. Sin embargo, a veces se nos olvidan los detalles, y sólo destacamos los logros académicos y profesionales, los cumpleaños, o nos inventamos días para cualquier cosa. Y eso no está mal, de hecho es casi una obviedad.

las celebraciones que no hacemos

las celebraciones que no hacemos

Pero generalmente pasan por nuestros ojos verdaderas maravillas y esfuerzos que no vemos. Y así tendríamos ejemplos que son olvidados quizás por la simplicidad y la “naturalidad invisible” con la que los vemos. Un ejemplo concreto, es cuando desayunamos, no sabemos la red que hubo detrás de cada alimento. El productor de los huevos, los distribuidores, y todos los procesos que ocurrieron para que el huevo llegara a nuestra mesa.

La respiración, los latidos del corazón y el funcionamiento de nuestro cuerpo que nos permite interpretar el mundo con nuestros sentidos sí que es un milagro. La mirada del otro, la nobleza en su corazón, las sonrisas que conectan, los buenos tratos, el saludo sincero. El café o el mate en las mañanas…

Por un lado, hablo de los pequeños actos cotidianos que son grandes, pero que ni los vemos. Sólo nos damos cuenta de su existencia cuando nos faltan. Si nos faltara alguno de nuestros sentidos, ahí sí que entenderíamos su grandeza.

Por otro lado me refiero a las personas que están detrás de lo que somos y hacemos. Del café en las mañanas, del almuerzo, del libro que leemos. Es una red inmensa que aunque en muchos casos invisible, trabaja cada día. Por supuesto somos parte de la red invisibilizada, porque hacemos cosas, que otras personas “reciben naturalmente” y en algunos casos lo valoran y en otros no. Pero ese no es el punto. El punto es que todos querámoslo o no, hacemos parte de una red y de alguna manera estamos conectados en lo análogo y en lo digital.

Un sencillo ejemplo de aquellos pequeños grandes actos que no vemos; es ésta sutil celebración no sólo del año de vida de un bebé, sino del año de madre de una mujer.

Aquí el video:

Por tanto mi invitación es a que valoremos los actos en apariencia pequeños e invisibles que nos dan alegría, y en los que estamos inmersos tanto para dar como para recibir. Las TIC sí que nos ayudan para conectarnos, para cambiar las plataformas e hibridar en los proyectos reinventando nuevas miradas y nuevos actos. Una sonrisa, un acto de nobleza y enaltecimiento sincero hacia quienes nos hacen el bien, nos permite celebrar en profundidad, sin necesidad de ruidos y bailes, sin necesidad de cintas y tapetes rojos, en la sutileza del asombro, de una sonrisa que simplemente es recíproca.

Comparte en la Red

Acerca de Luis David Tobón López

Navegar por los artículos archivados de Luis David Tobón López

No Hay Comentarios

Actualmente no hay comentarios sobre Las celebraciones que no hacemos. Tal vez le gustaría Agregar uno de los tuyos?

Deja tu comentario