Matemafilia, trabajofilia, o geografilia un caso de AMOR y perseverancia

Escrito por Luis David Tobón López. Publicado en Artículos

Etiqueta: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Publicado el agosto 12, 2014 con No hay comentarios

Por: Luis David Tobón López.  Empieza una mañana más o una mañana única. Y tras el verde de las montañas y alrededor de las plantas florecidas por un clima óptimo, se dibujan sonrisas y movimientos de docentes y estudiantes de la institución educativa Miguel Valencia, ubicada en la vereda El Verdul en el Municipio de Jardín Antioquia.

Institución Educativa Miguel Valencia en Jardín Antioquia

Institución Educativa Miguel Valencia en Jardín Antioquia

Y no sólo se dibujan las sonrisas y movimientos de jóvenes campesinos colmados de asombros por el paraíso en el que viven; sino que se colorea el panorama con el amor por el conocimiento puesto que como bien dice la profesora Mercedes Arrubla, quien trabaja en la insitución desde hace más de 20 años; ha pasado en su metodología de la matematefobia a la matematefilia. Y es así como con lo más simple, logran hacer lo más grande, mediciones matemáticas desde lo cotidiano. En especial, sus estudiantes se convirtieron en observadores de nubes y medidores del clima para la NASA.

Aprender de lo cotidiano, sentir amor por lo que se hace y saber que lo significativo es lo que nos colma de alegría desde su simplicidad y armonía, tiene que ver con éste logro que no señalo con rimbombancias, porque es el producto de la disciplina, de creer en los sueños y de perseverar y especialmente, de hacer con amor y convicción.

De éste modo, docentes y estudiantes, se han convertido en referente, porque a veces lo que más se nos olvida es EL AMOR por lo que hacemos. Y si puede ser Matemafilia, también son posibles en nuestro mundo la  geografilia, historiafilia, trabajofilia, emprendefilia, o lo que quiera que hagamos.

Basta con mirar a nuestro alrededor y asombrarnos de esas pequeñas grandes cosas, que hacemos pero a veces no valoramos. Más que la NASA, o cualquier otro organismo internacional, la reflexión que propongo va en la vía que valoremos lo que tenemos, y que no solamente cuando haya un premio internacional, podamos ver lo que ya estaba. Para los estudiantes, más importante que la medición para la NASA del clima, es el amor a las matemáticas y el creer en sus sueños inspirados  por su profesora. Esto pasa todo el tiempo, todos los días, en cualquier rincón del planeta, y sin embargo, lo hacemos parte de la costumbre y no lo valoramos. Por eso cada día, o cada mañana puede ser la misma, o puede ser única. No le quito méritos al reconocimiento internacional, pero que esa no sea la condición para ver y el resto del tiempo ser ciegos de los tesoros cotidianos que tenemos.

Aquí les comparto la TED x de la docente Mercedes Arrubla a quien no conozco pero admiro, con quien comparto la alegría de amar lo que construimos. ¡En las nubes están más cerca los sueños; el conocimiento sí que se puede cruzar con las emociones de los asombros cotidianos!

 

Comparte en la Red

Acerca de Luis David Tobón López

Navegar por los artículos archivados de Luis David Tobón López

No Hay Comentarios

Actualmente no hay comentarios sobre Matemafilia, trabajofilia, o geografilia un caso de AMOR y perseverancia. Tal vez le gustaría Agregar uno de los tuyos?

Deja tu comentario