“Ni un día sin una línea”

Escrito por Luis David Tobón López. Publicado en Artículos

Etiqueta: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Publicado el abril 22, 2014 con No hay comentarios

Por: Luis David Tobón López.Cambiar el “es que” por el “hay qué” hace la diferencia entre la inseguridad de quedarnos en la inacción; y las decisiones que propician que las ideas florezcan en los frutos que se concretaron desde la siembra.

Normalmente nos ponemos excusas para no hacer. Y decimos que es la situación del país, que es la crisis, que son los compañeros de trabajo, que es el sistema, que es el clima, que son los las… Y generalmente acompañamos la frase del “es que”. Y pretendemos argumentar por qué no nos comprometemos con cualquier proyecto que sólo se queda en la ilusión de hacerlo.

Aterrizar nuestras ideas en acciones creativas

Aterrizar nuestras ideas en acciones creativas

Es sencillo. Supongamos que una persona quiere escribir un libro. Dice que le encanta la literatura y que quiere ser un escritor. ¿Por qué no has escrito tú novela? Pregunta clave en el hipotético caso; y ese alguien nos respondería “ES QUE”: e inmediatamente vendrían excusas como: No tengo tiempo, trabajo mucho, tengo hijos, estoy cansado, no me inspiro y todo se queda en frustraciones que nunca enfrentamos.

Alguna vez escuché la historia de un escritor que se tatuó en su muñeca derecha la siguiente frase: “Ni un día sin una línea”; y precisamente desde ese momento, se comprometió a que todos los días, por muy ocupado que estuviera; escribiría al menos una línea, una microhistoria y así alimentar su compromiso actuando para cumplir su propósito.

El hay que, es muy importante, puesto que supone no tener más excusas, sino tomar decisiones. Hay que escribir cada día, hay que sacar el tiempo, hay que tatuarse en la piel el compromiso adquirido con nosotros y ser coherentes en las acciones.

“Talento sin disciplina no alcanza”. Por eso es importante que aquello que nos propongamos hacer, no se nos quede en palabras, así sean palabras a lo que nos queramos dedicar en la vida, como el caso del escritor del ejemplo. Hay que escribir las palabras sin duda, no sólo pensar en escribirlas.

Este post surgió de una conexión en una video conferencia del médico y conferencista sobre creatividad Mario Alonso Puig

Aquí el video de Ser Creativo:

Comparte en la Red

Acerca de Luis David Tobón López

Navegar por los artículos archivados de Luis David Tobón López

No Hay Comentarios

Actualmente no hay comentarios sobre “Ni un día sin una línea”. Tal vez le gustaría Agregar uno de los tuyos?

Deja tu comentario